Elegancia   y   calidez   son   las   características   que   definen   este   proyecto.   El   baño   cuenta   con   una   espléndida   ventana   que   se   ha   adaptado   a   las   exigencias   actuales de   estanqueidad   y   aislamiento   y   que   permite   disfrutar   de   un   espacio   muy   luminoso,   virtud   que   se   ha   querido   potenciar   empleando   cerámica   blanca   en   las paredes. Las piezas elegidas adquieren volumen al recibir la luz lateral formando un exquisito mosaico geométrico. Para   el   suelo   se   decidió   crear   un   soporte   neutro   y   confortable   que   armonizase   en   sencillez   con   el   resto   de   los   elementos,   para   ello   empleamos   porcelánico acabado   teka,   que   aporta   sobriedad   y   combina   con   el   mobiliario   también   en   madera.   La   distribución   del   baño   se   modificó   para   situar   el   espejo   próximo   a   la ventana y así disfrutar mejor la luz natural.
La     bañera     se     sustituyó     por     una     cabina     de hidromasaje,   y   el   espacio   se   reordenó   para   aportar mayor amplitud al baño. El    resultado    es    un    espacio    relajante,    práctico,    y luminoso,   que   convierte   lo   necesario   en   un   elevado placer.
X X