Esta   reforma   integral   en   Madrid,   consistía   en   unir   dos   pisos   que   estaban   en   contacto   a   través del   trastero,   para   crear   una   vivienda   de   generosas   proporciones.   Un   piso   se   destinó   a   las estancias   privadas   de   la   casa,   como   son   los   dormitorios   y   los   baños,   y   el   otro   piso   se   dedicó   al salón   y   cocina,   en   el   espacio   intermedio   que   comunica   ambas   zonas,   se   ha   creado   a   zona   de trabajo   obteniendo   un   original   despacho   abierto   a   las   zonas   de   paso,   con   ello   las   sensaciones   de amplitud y luminosidad se pontenciaron al máximo. Tener   una   gran   capacidad   de   almacenamiento   era   algo   que   preocupaba   a   nuestros   clientes,   por lo   que   se   han   integrado   armarios   empotrados   en   todas   las   estancias,   y   un   precioso   vestidor   en el dormitorio principal.
X X