Esta   encantadora   casita   de   la   sierra   de   Madrid   se   encontraba   totalmente   abandonada cuando   la   adquirieron   sus   propietarios,   sin   embargo,   contaba   con   elementos   típicos   de   la construcción   tradicional   que   quisimos   recuperar   y   potenciar.   Los   muros   de   piedra   de mampostería   de   granito,   y   la   estructura   de   madera,   le   aportan   un   carácter   a   la   vivienda del    que    no    queríamos    prescindir.    De    esta    forma,    combinando    estos    elementos    con acabados   sencillos   y   modernos,   conseguimos   un   ambiente   vintage,   acogedor   y   hogareño. Dado   que   la   vivienda   no   era   muy   grande   y   estaba   muy   compartimentada,   se   hacía necesario   diafanar   los   espacios   para   crear   mayor   sensación   de   amplitud,   así,   en   la   planta baja   se   ha   creado   un   espacio   común   que   engloba   la   entrada,   distribuidor,   salón   y   cocina americana.   Además   se   ha   habilitado   el   espacio   bajo   cubierta,   para   ello,   ha   sido   necesario modificar   la   estructura   existente   formada   por   cerchas   en   forma   de   cuchillo   español, reforzando   la   vigas   de   madera   con   perfiles   de   acero   ocultos.   Se   ha   construido   un   forjado de   madera   para   crear   el   suelo   de   esta   planta   y   se   ha   reformado   el   tejado   de   la   casa, impermeabilizándolo   e   introduciendo   un   potente   aislante   térmico,   oculto   tras   el   falso techo, la nueva Velux que hemos abierto inunda el espacio de luz. Para acceder a la nueva planta alta se optó por una escalera que se caracteriza por su sencillez y ligereza.
X X